La mielofibrosis es un cáncer de la sangre poco común.

  • Domingo, 31 Marzo 2013 02:06

Es frecuente en mayores de 50 años y suele detectarse tarde.

La mielofibrosis es un cáncer de la sangre poco común

Patricia Marcano | ÚN.- Al hablar de cáncer, no debe pensarse solamente en un tumor. Hay otros tipos que cuesta identificar, que siguen siendo un enigma para los especialistas y, además, presentan síntomas inespecíficos que complican el diagnóstico. Eso ocurre con la mielofibrosis.

Hematólogos de Venezuela, Colombia y México dieron detalles sobre esta enfermedad en el marco del 54° Congreso Mundial de la Asociación Americana de Hematología (ASH), realizado en Atlanta, Estados Unidos, al cual Últimas Noticias asistió.

“Un cáncer es un crecimiento anormal de células normales. La mielofibrosis es un cáncer de la sangre en el que se altera el crecimiento de las células que producen la sangre”, explicó Virginia Abello, hematóloga colombiana.

En general, es causada por un cúmulo de alteraciones genéticas de las que no se sabe qué las origina. Unas de las células implicadas son las que producen plaquetas y colágeno (megacariocito).

“En condiciones normales, siempre hay un equilibrio entre la cantidad de colágeno que se produce y la que se reabsorbe. Las células se pasan información una a otra, pero en un momento la información pasa incompleta y se altera la función que debe cumplir la célula. Entonces sigue produciendo colágeno, no se reabsorbe, se deposita en la médula, la médula se inflama y esas fibras de colágeno se cicatrizan”, precisó Roberto Ovilla, hematólogo mexicano.

Cuando eso ocurre, la médula ósea deja de ser el ambiente ideal para que las células se establezcan y produzcan sangre. “Es como si en el lugar de la tierra fértil echas cemento. Ya nada crece allí. Entonces las células migran por la sangre hacia el bazo y el hígado, órganos donde en la vida fetal se produce la sangre, y desde allí cumplen su función. Cuando uno nace, esas células migran a la médula ósea, pero en mielofibrosis regresan a su lugar original, desencadenando distintos problemas”, agregó Abello.

Este tipo de cáncer se ve con más frecuencia en mayores de 50 años, la edad promedio son los 65 años, y cursa igual en hombres, mujeres y en todo el mundo. “No está asociada a la raza, estilos de vida ni comidas. No suele haber antecedentes genéticos en la familia, es una enfermedad única en el mundo. A medida que envejecemos más hay más riesgos de tenerla”, indicó José Luis López, hematólogo venezolano.
Por ser una enfermedad rara, el diagnóstico suele hacerse tarde, en etapas avanzadas.

 

ENLACES DE INTERÉS